Buscar
  • Carlos Esteban

HALLAZGOS ENDOSCÓPICOS MÁS FRECUENTES EN LA ENDOSCOPIA DIGESTIVA



ESOFAGITIS


La esofagitis hace referencia a la inflamación del esófago con formación de heridas superficiales (erosiones). La causa más frecuente es el paso de ácido desde el estómago (reflujo gastro-esofágico). Endoscópicamente se clasifica según la longitud y la afectación circunferencial de las erosiones visualizadas (clasificación de Los Ángeles).


esofagitis

ESÓFAGO DE BARRETT


El esófago de Barrett es una condición por la cual la capa más superficial del esófago más próximo al estómago cambia su morfología habitual por otro tejido más similar al del intestino (metaplasia intestinal). La causa que lo produce es el paso de contenido gástrico de forma crónica (reflujo gastro-esofágico). Cuando se confirma mediante la toma de muestras (biopsias) requiere seguimiento endoscópico periódico debido a que en un pequeño porcentaje puede progresar y malignizar. Se clasifica endoscópicamente según la longitud de la afectación (clasificación de Praga).


esófago de barret



HERNIA DE HIATO


Se trata de un desplazamiento anatómico de la parte más alta del estómago hacia el tórax a través del orificio diafragmático (hiato) que separa los órganos torácicos y los abdominales. En la mayoría de los casos la hernia de hiato no produce ningún síntoma si bien favorece la presencia de reflujo gastro-esofágico.



hernia de hiato


GASTRITIS


La gastritis hace referencia a la inflamación de las paredes del estómago. Puede ser una alteración crónica (lo más frecuente) o aguda. Habitualmente se requiere de la toma de muestras (biopsias) para definir el tipo de gastritis, la intensidad de la misma y la posible existencia de infección bacteriana por Helicobacter pylori (bacteria muy frecuente en nuestro medio y asociada a la formación de estas gastritis). Sobre esta inflamación pueden aparecer heridas de pequeño tamaño (erosiones) o más grandes y profundas (úlceras).



DUODENITIS / BULBODUODENITIS


Se corresponde con la inflamación de los primeros centímetros del intestino delgado (llamado duodeno). Puede presentar asociadas heridas de pequeño tamaño (erosiones) o más profundas y mayor tamaño (úlceras). Con frecuencia también está relacionada con la presencia de H. pylori.

PÓLIPOS: Los pólipos son crecimientos anómalos de las capas superficiales del tubo digestivo. La mayoría se forman en el intestino grueso (colon) pero pueden aparecer en cualquier punto del tubo digestivo (esófago, estómago, intestino delgado y/o intestino grueso). Aunque la mayor parte de ellos son benignos, se suele recomendar la extirpación para evitar su crecimiento y posibles complicaciones (como su malignización con transformación hacia tumores).



bulboduodenitis


bulboduodenitis

DIVERTÍCULOS


Se trata de invaginaciones (hernias) habitualmente de pequeño tamaño que se pueden formar a cualquier nivel del tubo digestivo. Se forman en áreas donde la capa de músculo que recubre a este tubo pierde “fuerza”. Los más frecuentes se sitúan en el intestino grueso (colon) y, a su vez, en la parte izquierda del mismo (sigma). En raras ocasiones se pueden complicar con presencia de sangrado o infección (diverticulitis aguda).



divertículos


HEMORROIDES


La patología hemorroidal hace referencia a la inflamación de las venas presentes en el canal anal. Se clasifican según su localización como internas o externas y según su tamaño. En la mayor parte de las ocasiones no producen ningún síntoma si bien pueden producir sangrado (habitualmente escaso y de sangre roja fresca), picor o dolor anal.


hemorroides


107 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo