¿QUE ES UNA GASTROSCOPIA?

¿QUE ES UNA GASTROSCOPIA?

​También llamada panendoscopia alta o panendoscopia oral, es un examen del esófago, estómago y duodeno utilizando un endoscopio introducido a través de la boca. El gastroscopio es una herramienta flexible en forma de tubo fino, terminado en una lente y con una cámara. Las imágenes se transfieren a un monitor para su análisis y archivo. Permite detectar enfermedades de estos órganos, tomar muestras y aplicar tratamientos. 

¿TODOS LOS GASTROSCOPIOS SON IGUALES?

 

No, aunque básicamente todos parezcan iguales, no todos tienen las mismas características. Hoy contamos con gastroscopios de alta definición con sistemas de mejora de imagen, que podemos utilizar para caracterizar lesiones más pequeñas. También pueden estar dotados de otros accesorios destinados a mejorar la tolerancia de la prueba. Claro ejemplo es el uso de CO2 durante la exploración y que usamos sistemáticamente en nuestro Servicio. Además, nuestro Servicio dispone de un gastroscopio ultrafino de tan solo 5 mm. de diámetro, gastroscopios pediátricos y otros con lentes de magnificación.

¿POR QUÉ MI MÉDICO ME SOLICITA UNA GASTROSCOPIA?

 

La endoscopia digestiva alta (gastroscopia) está indicada siempre que su médico considere necesario conocer la presencia de alguna enfermedad en el esófago, estómago o duodeno. Por ejemplo, en pacientes con síntomas con dificultad para tragar, acidez o dolor de estómago, vómitos y dispepsia. Además de ver las lesiones, se pueden tomar biopsias para su análisis. También permite el uso de tratamientos como detener el sangrado mediante la inyección de sustancias esclerosantes o electrocoagulación, el tratamiento de las varices del esófago, la extirpación de pólipos (polipectomía), la dilatación de zonas que se han estrechado por la enfermedad mediante la inserción de diferentes tipos de dilatadores, la extracción de objetos o alimentos.

 

¿HAY EXÁMENES ALTERNATIVOS?

 

La única alternativa diagnóstica sería el examen radiológico tras la toma de un medio de contraste de bario para obtener imágenes del tracto digestivo. Sin embargo, la eficacia de este procedimiento le permitiría diagnosticar su enfermedad en menos casos que la endoscopia, ya que no permite la realización de biopsias, ni la visualización de lesiones muy pequeñas. Nunca podría detener una hemorragia ni extirpar un pólipo. Por lo tanto, a veces es necesario realizar una endoscopia gastrointestinal superior incluso después de realizar un examen de rayos X. La cápsula endoscópica (pequeña cámara que se ingiere) no reemplaza la endoscopia del tracto gastrointestinal superior por razones similares. 

 

PREPARACIÓN:

 

Si necesita una endoscopia digestiva alta, no debe comer nada durante las 8 horas anteriores a la prueba. No debe beber nada, incluso agua, en las 3 horas previas a la realización de la exploración. Es mejor tomar sus medicamentos habituales en las 8 horas anteriores a la prueba, a menos que su médico le indique lo contrario. No es necesario que suspenda ningún medicamento para realizar una gastroscopia diagnóstica. Debido a las posibles maniobras terapéuticas durante la exploración es necesario que el paciente deje de tomar unos días antes medicamentos que puedan alterar la coagulación sanguínea, como anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios o antiinflamatorios. También debe advertir previamente a su médico si tiene una enfermedad que afecte la coagulación de la sangre, como enfermedades hepáticas o hematológicas. Por todo ello siempre necesitamos una analítica reciente con estudio de coagulación antes de la realización de la gastroscopia y en algunas ocasiones prescribiremos una visita previa con nuestro anestesista para evaluación preanestésica. No deje de tomar ningún medicamento. No suspenda los anticoagulantes sin la indicación y control de su médico. 

 

Es muy importante que la preparación se realice según las instrucciones, ya que el éxito y la seguridad de la gastroscopia dependen de ello. Las normas de preparación y dieta se comunican por escrito y puede bajarlas de AQUÍ (enlace a prepa de gastro).

¿LA GASTROSCOPIA DUELE? ​

 

​La gastroscopia en nuestro Servicio es un examen bien tolerado al realizarse la exploración siempre bajo sedación controlada por un anestesista. Aunque en otros Servicios se considera la presencia de un anestesiólogo estrictamente necesaria sólo en casos de alto riesgo anestésico, nuestra Unidad de Endoscopia elige siempre la opción más segura para el paciente: la presencia de un anestesista. Para que el examen sea más tolerable, se administrarán varios medicamentos intravenosos. No suele ser necesaria la anestesia general. Mientras el paciente está sedado, se controlará su pulso y nivel de oxígeno en sangre. En ocasiones es necesario preadministrar una dosis profiláctica de antibióticos. Se recomienda que el paciente vaya acompañado por un adulto.

 

Es importante recordar que su capacidad para reaccionar y juzgar puede verse levemente afectada durante las primeras 24 horas después de la anestesia. Por lo tanto, se recomienda que durante estas 24 horas no realice actividades que requieran su plena capacidad mental o física (conducir, trabajar, tomar decisiones, beber alcohol, etc.)

También le recomendamos que regrese a casa con un familiar.