¿QUE ES UNA CPRE: colangiopancreatografía retrógrada endoscópica?

¿QUE ES UNA CPRE?

La prueba denominada colangiopancreatografía retrógrada endoscópica (CPRE) es una intervención endoscópica y radiológica mixta, que se utiliza para estudiar y, principalmente, tratar enfermedades de la vía biliar y el páncreas. El conducto que transporta la bilis al intestino desde la vesícula biliar y el hígado (llamado conducto biliar común) y el conducto principal que transporta las secreciones del páncreas (llamado conducto de Wirsung) se unen en el mismo punto para drenar al duodeno (primera parte del intestino delgado) sus sustancias, enzimas, necesarias para la digestión. El punto donde se unen los dos conductos se llama papila de Vater. La papila tiene un esfínter circular o músculo, que se abre y se cierra cuando la bilis y la secreción pancreática deben verterse en el duodeno.

 

¿CUÁL ES EL PROCEDIMIENTO?

 

El objetivo es canular en la papila uno o ambos conductos (colédoco, Wirsung). Esta maniobra consiste en insertar un pequeño tubo de plástico (catéter o cánula) en la papila. Para llegar al área de la papila, se utiliza un endoscopio flexible o una sonda óptica que se inserta por la boca (duodenoscopio). La canulación de la papila y el conducto deseado (colédoco y/o Wirsung) es uno de los puntos más cruciales en la CPRE. En ocasiones esta maniobra es muy compleja y, de hecho, la CPRE se considera uno de los procedimientos más difíciles en la Endoscopia Digestiva. Después de canular la papila, se inyecta un contraste radiológico a través del catéter. De esta forma, se 'dibujan' los conductos que se pueden observar con radiografías fijas o dinámicamente (fluoroscopia). Por tanto, la CPRE se realiza en una sala equipada con rayos X.

 

 

¿LA CPRE DUELE? ​

 

​La CPRE en nuestro Servicio es una exploración bien tolerada al realizarse siempre bajo sedación controlada por un anestesista. Aunque en otros Servicios se considera la presencia de un anestesiólogo estrictamente necesaria sólo en casos de alto riesgo anestésico, nuestra Unidad de Endoscopia elige siempre la opción más segura para el paciente: la presencia de un anestesista. No suele ser necesaria la anestesia general. Sin embargo, para que el examen sea más tolerable, se administrarán varios medicamentos intravenosos. Mientras el paciente está sedado, se controlará su pulso y nivel de oxígeno en sangre. Es necesario preadministrar una dosis profiláctica de antibióticos. El paciente necesitará de ingreso hospitalario debiendo permanecer ingresado tras la CPRE al menos 24h. tiempo en el que podrá estar acompañado por un adulto.

 

¿POR QUÉ MI MÉDICO ME SOLICITA UNA CPRE?

 

Antes de que se le indique una CPRE es preciso realizar otro tipo de exámenes (análisis, ecografía, ecografía endoscópica, resonancia magnética, etc.) para diagnosticar una enfermedad de la vía biliar o del páncreas. La mayoría de las CPRE tienen un propósito terapéutico: retirar cálculos de la vía biliar, reparar fístulas u obstrucciones. Una de las maniobras terapéuticas más comunes es cortar el esfínter papilar para ensanchar su apertura al duodeno. Esto se conoce como esfinterotomía o papilotomía. La esfinterotomía se realiza pasando una corriente eléctrica a través de un catéter especial llamado esfinterotomía para cortar la papila. También se puede aumentar el tamaño de la apertura papilar utilizando un globo. Esto se llama esfinteroplastia. Algunas de las muchas otras intervenciones que se pueden realizar en la CPRE incluyen: extracción de cálculos en el colédoco (coledocolitiasis), colocación de tubos de plástico o metal (prótesis o stents) en el colédoco o páncreas para tratar estenosis, fístulas u otros problemas que afecten a los conductos. Estos implantes pueden ser temporales o permanentes según el tipo de obstrucción. 

 

PREPARACIÓN:

 

Si su médico le ha solicitado una CPRE, no debe comer nada durante las 8 horas anteriores a la prueba. No debe beber nada, incluso agua, en las 3 horas previas a la realización de la exploración. Es mejor tomar sus medicamentos habituales en las 8 horas anteriores a la prueba, a menos que su médico le indique lo contrario. No es necesario que suspenda ningún medicamento para realizar una gastroscopia diagnóstica. Debido a las posibles maniobras terapéuticas durante la exploración es necesario que el paciente deje de tomar unos días antes medicamentos que puedan alterar la coagulación sanguínea, como anticoagulantes, antiagregantes plaquetarios o antiinflamatorios. También debe advertir previamente a su médico si tiene una enfermedad que afecte la coagulación de la sangre, como enfermedades hepáticas o hematológicas. Por todo ello siempre necesitamos una analítica reciente con estudio de coagulación antes de la realización de la gastroscopia y en algunas ocasiones prescribiremos una visita previa con nuestro anestesista para evaluación preanestésica. No deje de tomar ningún medicamento. No suspenda los anticoagulantes sin la indicación y control de su médico. 

 

Es muy importante que la preparación se realice según las instrucciones, ya que el éxito y la seguridad de la gastroscopia dependen de ello. Las normas de preparación y dieta se comunican por escrito y puede bajarlas de AQUÍ.

Cirujano